FILOSOFIA DEL TOCADOR

FILOSOFIA DEL TOCADOR

Editorial: GRUPO EDITORIAL TOMO SA DE CV
ISBN: 9789706665102
$ 49.00

Para leer las obras del Marqués de Sade es necesario poseer un criterio muy amplio, por la cantidad de atrocidades que describe, pero observándolo con ojo clínico podemos darnos cuenta de que fue él quien se atrevió a mencionar por primera vez toda esa gama de relaciones sexuales anormales. Nos lleva de la mano, sin darnos cuenta, hacia donde él quiere que vayamos. Llena nuestra imaginación con una gran cantidad de palabras, sin necesidad de repetirlas aunque se refieran a lo mismo. Filosofía del tocador es la historia de una muchacha que no ha sentido aún en su cuerpo lo que es el contacto sexual con otra persona. Ella está deseosa de sentir tales emociones, así que se pone de acuerdo con una mujer madura y experimentada en el arte de la voluptuosidad y comienza a recibir lecciones prácticas de placer sensual en el tocador de ésta. Tal vez el Marqués de Sade quiso jugar un poco con los lectores o espectadores de esta obra, pues aunque algunas escenas son por completo eróticas y excitantes, otras son tan disparatadas que provocan risa. Este aspecto lúdico nos muestra una faceta distinta en la personalidad de este controvertido autor.

Para leer las obras del Marqués de Sade es necesario poseer un criterio muy amplio, por la cantidad de atrocidades que describe, pero observándolo con ojo clínico podemos darnos cuenta de que fue él quien se atrevió a mencionar por primera vez toda esa gama de relaciones sexuales anormales. Nos lleva de la mano, sin darnos cuenta, hacia donde él quiere que vayamos. Llena nuestra imaginación con una gran cantidad de palabras, sin necesidad de repetirlas aunque se refieran a lo mismo. Filosofía del tocador es la historia de una muchacha que no ha sentido aún en su cuerpo lo que es el contacto sexual con otra persona. Ella está deseosa de sentir tales emociones, así que se pone de acuerdo con una mujer madura y experimentada en el arte de la voluptuosidad y comienza a recibir lecciones prácticas de placer sensual en el tocador de ésta. Tal vez el Marqués de Sade quiso jugar un poco con los lectores o espectadores de esta obra, pues aunque algunas escenas son por completo eróticas y excitantes, otras son tan disparatadas que provocan risa. Este aspecto lúdico nos muestra una faceta distinta en la personalidad de este controvertido autor.