Popol Vuh

Popol Vuh

Editorial: SELECTOR
ISBN: 9.78607E+12
$ 89.00

El humor a la mexicana es un producto del choque entrela rispidez verbal del conquistador y la suavidad eufemística del indio. [...] Las figuras sonrientes de los dioses totonacas indican que para algunos pueblos prehispánicos el sentido del humor era un atributo divino. El carácter juguetón de Hunahpú e Ixbalanqué y su torneo de bromas pesadasen el Popol Vuh revelan la existencia de una camaradería jocosa entre los dioses de la mitología maya. Enrique Serna. En los ojos con que leo las descripciones de este capítulo flotan claramente las pirámides mayas, que se yerguen en la selva candente con el cúmulo de figuras en relieve, los jaguares y las culebras, y aun me parece sentir que fue esa ardiente luz del sol lo que convirtió a la civilización maya en las piedras en que ha quedado hasta este día. Creo que en la tremenda aparición del alba, tan anhelada, se revela la dolorosa esencia autóctona de la religión maya.Yukio Mishima

La disponibilidad de este producto es baja, si te interesa puedes buscarnos en consulta@libreriasindependientes.com.mx

El humor a la mexicana es un producto del choque entrela rispidez verbal del conquistador y la suavidad eufemística del indio. [...] Las figuras sonrientes de los dioses totonacas indican que para algunos pueblos prehispánicos el sentido del humor era un atributo divino. El carácter juguetón de Hunahpú e Ixbalanqué y su torneo de bromas pesadasen el Popol Vuh revelan la existencia de una camaradería jocosa entre los dioses de la mitología maya. Enrique Serna. En los ojos con que leo las descripciones de este capítulo flotan claramente las pirámides mayas, que se yerguen en la selva candente con el cúmulo de figuras en relieve, los jaguares y las culebras, y aun me parece sentir que fue esa ardiente luz del sol lo que convirtió a la civilización maya en las piedras en que ha quedado hasta este día. Creo que en la tremenda aparición del alba, tan anhelada, se revela la dolorosa esencia autóctona de la religión maya.Yukio Mishima